miércoles, 13 de mayo de 2009

Destino tu pecho

Hay lo tienes, escondido el destino, es un ave
de dos ojos que nunca cierra
vuela círculos encima de las cabezas
entra lentamente por las dos puertas
abiertas del alma, callejón de
mis claros y sombras sembradas
con ramas de venas inquietas
de noches vagabundas
buscando los pliegues
de tus manos abiertas
enredadas en las mías.
Destino tu pecho
pozo abismal de tu corazón
en ese palpitar
que se hace grieta en el tiempo y
cifro en tu piel mi huella
destino que salta por encima mío.
La metáfora más osada
trasparente, sencilla, indescifrable
mi historia es a ese rayo de luz semejante
a la de la tierra vuelta etérea
a la de las ramas vueltas hojas
a la del reloj que aguarda, callado
a la de la tinta que mancha mi dedo
que escribe los detalles de quien soy
de quien somos en este destino
que marca cada historia
una y otra vez
rompiendo tallos
deshaciendo Límites.

Soledad.B

6 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

me gusta.. la metáfora escrita en tus versos..

excelentes


saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo inmenso

besos

carmensabes dijo...

Buén destino elegiste poetisa..

Una delicia..siempre haces volar..me quedo un ratiño aquí, se está divinamente..

Besiños!!

Fermín Gámez dijo...

Me gustan esas "ramas vueltas hojas", como si quisieran alcanzar lo enigmático del destino con la luz de una metáfora.

Alma dijo...

Ironías de la vida o del destino, éste esta destinado a ser cantado por los poetas.

Saludos

Bohemia dijo...

no es un mal destino, parece confortable, calido...un bun lugar para hacer un nido...

Besos a ti y a tus dioses mitologicos...

:o)

DE-PROPOSITO dijo...

de noches vagabundas
-----------------
As noites não são vagabundas!... Nós é que podemos vagabundear por elaS.
Fica bem.
E a felicidade por aí.
Manuel